Jaime_lissavetzkyEn un desayuno con los medios de comunicación celebrado ayer en la sede del Consejo Superior de Deportes, el Secretario de Estado Jaime Lissavetzky se refirió al grave problema de endeudamiento de los clubes de fútbol españoles que ha provocado que muchos de ellos estén cerca del colapso financiero. El problema no se circunscribe sólo a las categorías profesionales, primera y segunda división A, en donde en los últimos años ocho entidades han entrado en situación de concurso público de acreedores, sino que también llega a categorías no profesionales como la segunda división B, división en la que ocho clubes han sufrido descensos administrativos por impago a sus jugadores.

Según Jaime Lissavetzky, el gobierno se está planteando la inclusión en la nueva ley del deporte profesional, que debería ver la luz esta misma legislatura, de limitaciones al gasto en fichajes y salarios de los jugadores. Dicho límite estaría entre el 60% y el 70% del presupuesto anual de los clubes. La citada nueva norma legal contemplaría también el establecimiento de un órgano de supervisión de las cuentas de dichas entidades toda vez que los contemplados en la ley de 1990 en vigor se han mostrado ineficaces.

La Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE) siempre se ha mostrado favorable a estas medidas al considerar que la supervivencia a largo plazo de los clubes sólo se conseguirá si se limita la visión cortoplacista de muchos dirigentes que hacen de la huida adelante su modo habitual de gestión. Además FASFE aboga por la inclusión de aficionados y pequeños accionistas en el órgano de control de las cuentas de los clubes dado que son el grupo más interesado en la supervivencia de los mismos.

Estas propuestas y otras en la misma sintonía las explicitará José Ángel Zalba, presidente de FASFE, en su próxima comparecencia ante la Subcomisión de Deporte Profesional del Congreso de los Diputados.